Desarrollo del idioma

¿Cómo se desarrolla el idioma en los niños?

Las bases para el desarrollo posterior del idioma se forman mucho antes del nacimiento del niño cuando el mismo adquiere su capacidad auditiva y empieza a captar los sonidos del entorno. De allí en adelante comienza un complejo sistema de aprendizaje hasta que el niño es capaz de comunicarse libremente. En cada punto de evolución del idioma el niño posee un sistema complejo a perfeccionarse, un idioma interino no perfecto.

Los niños al contrario que los adultos aprenden los idiomas de forma oral e inconsciente. Su objetivo no es aprender el idioma en si mismo sino el comunicarse con el entorno. Los adultos en su mayoría aprenden los idiomas de forma escrita y consciente. El objetivo de los adultos es dominar las estructuras gramaticales y adquirir vocabulario.

La literatura relacionada con el aprendizaje de los idiomas en niños bilingües resalta que:

El dominio de varios idiomas o el desarrollo de una habilidad bilingüe o multilingüe implica un largo camino a recorrer con altos y bajos, pausas y avances. Este se encuentra influenciado por factores internos y externos. Niños bilingües y niños que crecen en un ambiente multilingüe avanzan en el dominio de los idiomas a ritmos diferentes.

Niños bilingües y multilingües desarollan los idiomas a diferentes velocidades. No es real el poseer el mismo conocimiento de gramática y la misma cantidad de vocabulario en ambos idiomas al mismo tiempo. Además puede existir un idioma que se desarrolle con mayor intensidad que otro: idioma fuerte e idioma débil.

Los siguientes escenarios son posibles en la educación bilingüe:

  • En el mejor de los casos el joven bilingüe o multilingüe puede alcanzar en cada uno de los idiomas el mismo nivel que alcanza una persona que se desarrolla con un sólo idioma.
  • Una situación intermedia es que el joven en el idioma del entorno alcanza el mismo nivel que alguién que recibe una educación monolingüe, pero en el o los idiomas diferentes al entorno adquiere sólo suficiente base como para comunicarse. Sin embargo, aqui el joven esta lo suficientemente preparado para ampliar el idioma más débil de desearlo.
  • En el peor de los casos, y como resultado de factores internos y externos desfavorables, el joven no adquiere en ninguno de los dos idiomas el nivel de un nativo. El joven se enfrenta con serios problemas de aprendizaje en el sistema educativo del idioma del entorno.

Paralelo al desarrollo del lenguaje niños bilingües y multilingües desarrollan competencias interculturales que se encuentran unidas a los idiomas que aprenden, como por ejemplo: la forma de diriguirse a una persona mayor, normas de cortesia, tono de la voz en la iglesia o en una fiesta con familiares. También aprenden costumbres y tradiciones del país de los padres.